Download E-books Cincuenta sombras de Grey (Trilogía Cincuenta sombras 1) PDF

By E. L. James

La romántica, sensual, erótica y totalmente adictiva historia de los angeles apasionada relación entre una estudiante universitaria y un joven multimillonario

Cuando los angeles estudiante de Literatura Anastasia Steele recibe el encargo de entrevistar al exitoso y joven empresario Christian gray, queda impresionada al encontrarse ante un hombre atractivo, seductor y también muy intimidante. los angeles inexperta e inocente Ana intenta olvidarle, pero pronto comprende cuánto le desea. Cuando l. a. pareja por fin inicia una apasionada relación, Ana se sorprende por las peculiares prácticas eróticas de gray, al tiempo que descubre los límites de sus propios y más oscuros deseos..

"Cincuenta sombras: l. a. exitosa combinación de historia romántica y juego erótico de alto voltaje que ha tocado l. a. fibra de muchas mujeres." day-by-day News

Cincuenta sombras de gray es l. a. primera parte de los angeles trilogía Cincuenta sombras, que continúa con Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas

Show description

Read or Download Cincuenta sombras de Grey (Trilogía Cincuenta sombras 1) PDF

Similar Erotica books

Laid Bare (A Brown Family Novel)

It’s been ten years on the grounds that clean-cut, sexy-as-hell police officer Todd Keenan had a white-hot fling with wild, uninhibited rocker Erin Brown. What occurred among them bought lower than his skin—even if love wasn’t within the playing cards simply yet…Now that they’re again jointly, deciding on up the place they left off is difficult in mild of Erin’s afflicted prior.

Decadent (A Wicked Lovers Novel)

She is probably not what she turns out. .. How can a virgin looking happily-ever-after with a scorching pop celebrity who has a penchant for threesomes win her myth guy? Kimber Edgington desperately wishes a plan to persuade Jesse McCall, who is been her mystery overwhelm considering that they spent a summer season jointly as young ones, that they're intended for every different.

Kushiel's Mercy

Having discovered a lesson approximately thwarting the need of the gods, Imriel and Sidonie publicly confess their affair, merely to work out the rustic boil over in turmoil. more youthful generations, infatuated by way of their heart-twisting, star-crossed romance, safeguard the couple. Many others can't disregard the betrayals of Imriel's mom, Melisande, who plunged their state right into a bloody struggle that price the lives in their fathers, brothers, and sons.

The Mammoth Book of International Erotica

Ever because the cave in of the Tower of Babel, intercourse has been the typical language uniting women and men through the international. Erotic prose is a common phenomenon — as this revised re-creation of the influential sizeable quantity gloriously demonstrates. Editor Maxim Jakubowski has cherry-picked the best new writing from nations such France and Italy, either so fertile right away that they can fill their very own volumes.

Extra info for Cincuenta sombras de Grey (Trilogía Cincuenta sombras 1)

Show sample text content

Te llevaré de compras. —Me gusta lo que llevo —mascullo, procurando sin éxito sonar indignada. Me da otro beso en los angeles cabeza. —Ya veremos —dice. Seguimos así unos minutos más, horas, a saber; creo que me quedo traspuesta. —Tengo que irme —dice e, inclinándose hacia delante, me besa con suavidad en l. a. frente—. ¿Estás bien? —añade en voz baja. Medito los angeles respuesta. Me duele el trasero. Bueno, lo tengo al rojo vivo. Sin embargo, asombrosamente, aunque agotada, me siento radiante. El pensamiento me resulta aleccionador, inesperado. No lo entiendo. —Estoy bien —susurro. No quiero decir más. Se levanta. —¿Dónde está el baño? —Por el pasillo, a los angeles izquierda. Recoge el otro condón y sale del dormitorio. Me incorporo con dificultad y vuelvo a ponerme los pantalones de chándal. Me rozan un poco el trasero aún escocido. Me confunde mucho mi reacción. Recuerdo que me dijo —aunque no recuerdo cuándo— que me sentiría mucho mejor después de una buena paliza. ¿Cómo puede ser? De verdad que no lo entiendo. Sin embargo, curiosamente, es cierto. No puedo decir que haya disfrutado de l. a. experiencia —de hecho, aún haría lo que fuera por evitar que se repitiera—, pero ahora… tengo esa sensación rara y serena de recordarlo todo con una plenitud absolutamente placentera. Me cojo l. a. cabeza con las manos. No lo entiendo. Christian vuelve a entrar en los angeles habitación. No puedo mirarlo a los ojos. Bajo los angeles vista a mis manos. —He encontrado este aceite para niños. Déjame que te dé un poco en el trasero. ¿Qué? —No, ya se me pasará. —Anastasia —me advierte, y estoy a punto de poner los ojos en blanco, pero me reprimo enseguida. Me coloco mirando hacia l. a. cama. Se sienta a mi lado y vuelve a bajarme con cuidado los pantalones. Sube y baja, como las bragas de una puta, observa con amargura mi subconsciente. Le digo mentalmente adónde se puede ir. Christian se echa un poco de aceite en l. a. mano y me embadurna el trasero con delicada ternura: de desmaquillador a bálsamo para un culo azotado… ¿quién iba a pensar que resultaría un líquido tan versátil? —Me gusta tocarte —murmura. Y debo coincidir con él: a mí también que lo haga. —Ya está —dice cuando termina, y vuelve a subirme los pantalones. Miro de reojo el reloj. Son las diez y media. —Me marcho ya. —Te acompaño. Sigo sin poder mirarlo. Cogiéndome de l. a. mano, me lleva hasta l. a. puerta. Por suerte, Kate aún no está en casa. Aún debe de andar cenando con sus padres y con Ethan. Me alegra de verdad que no estuviera por aquí y pudiera oír mi castigo. —¿No tienes que llamar a Taylor? —pregunto, evitando el contacto visible. —Taylor lleva aquí desde las nueve. Mírame —me pide. Me esfuerzo por mirarlo a los ojos, pero, cuando lo hago, veo que él me contempla admirado. —No has llorado —murmura, y luego de pronto me agarra y me besa apasionadamente—. Hasta el domingo —susurra en mis labios, y me suena a promesa y a amenaza. Lo veo enfilar el camino de entrada y subirse al enorme Audi negro. No mira atrás. Cierro l. a. puerta y me quedo indefensa en el salón de un piso en el que solo pasaré dos noches más. Un sitio en el que he vivido feliz casi cuatro años.

Rated 4.58 of 5 – based on 4 votes